LA IMPORTANCIA DE TENER UN ABOGADO. ¡Y SI ES BUENO, MEJOR!


Estos días todos seguimos con atención  las noticias que nos llegan desde todos los medios de comunicación sobre Volkswagen. ¿Queda algo o alguien por ahí que no esté metido en algún “fregao”?.

Parece que la corrupción para el enriquecimiento inmediato no solo se da en España, parece que a los “serios y formales” alemanes también les ha tocado.

 

 Made in Germany parecía seriedad, trabajo, constancia, futuro, etc. Hoy asistimos a algo decepcionante (veremos donde termina esto). Sra. Merkel, su sociedad empieza a igualarse a la de los países y prácticas corruptas. Bienvenidas al Club.

 

Sin embargo vemos, que la prisión está quedando para los más desfavorecidos, aquellos que carecen de los más mínimos recursos, quedando impunes los que con poder y dinero consiguen eludir la cárcel; políticos que amparados en un estatus especial se benefician de unos tribunales elegidos por ellos mismos y que serán los que al fin les juzguen, dando con ello siempre la vuelta a lo evidente.

 

En el mejor de los casos pasarán de puntillas por la cárcel para satisfacción de la plebe, motivo por el cual siguen delinquiendo.

Por eso viendo estas noticias que se producen todos los días (La penúltima anunciada por el Ministro de Justicia, que había pedido que no saliera la sentencia de  Artur Mas hasta que no se hubieran celebrado las elecciones catalanas) creo que es imprescindible el asesoramiento de un abogado. Y si es bueno mejor.

 

Y ello porque ya la sociedad está tan burocratizada y existen tantas normas que si no tienes a tu lado un abogado, seguramente “meterás la pata”.

 

Por ello esa frase con la que tantas veces nos han “amenazado”: “voy a llamar a mi abogado”.

“Ahora llamo a mi abogado” o “vamos a ver a mi abogado”. Debía de ser una frase que todos debíamos pronunciar alguna vez, pero no para amenazar o quedar por encima de alguien, sino para estar asesorados y “nadar en las  complicadas aguas” del mundo jurídico.

 

Y para finalizar no debemos olvidar, (y esto va a todos aquellos que han comprado un coche Volkswagen, de los que ahora tienen que revisar), que en su momento tributaron a Hacienda por la subvención que recibieron para adquirir el vehículo.

 

Al reclamar ahora el Estado la devolución de los beneficios obtenidos por dicha marca al declarar estos vehículos no contaminantes, ¿actuará el Estado en conciencia y devolverá a los particulares las cantidades abonadas a Hacienda por dicha subvención o se seguirá callando como hace ahora?

 

Una vez más un buen abogado te puede resolver este problema.


Escribir comentario

Comentarios: 0