El centro de trabajo en tu contrato laboral

El contrato de trabajo es el documento por el que se rige o regula la relación de trabajo entre la empresa y el trabajador.

 

Algo muy importante y que muchas veces pasamos por alto es el centro de trabajo. En el contrato es obligatorio indicar cual es el centro de trabajo.

 

Hay veces que la empresa establece el centro de trabajo en Madrid o en Barcelona, como ocurre con las grandes empresas o las subcontratas o las empresas de empleo temporal, cuando en realidad el trabajador se encuentra muy lejos.

 

El centro de trabajo es aquel al que el trabajador acude de forma diaria.

 

Si diariamente acudes a tu puesto de trabajo situado en Cáceres, ese será tu centro de trabajo, aunque la sede social de la empresa se encuentre en Madrid y en tu contrato figure que el centro de trabajo es Madrid.

 

¿Por qué es esto tan importante? Pues muy sencillo: porque habrá que tener en cuenta el convenio de la ciudad o localidad donde prestes tus servicios.

 

Otra cosa es el teletrabajo, pues cada día hay más empresas que permiten y solicitan a sus empleados trabajar desde casa (sobre todo porque ahorran costes: ordenador, internet, teléfono, luz, agua, calefacción, pausa para el café, etc.).

 

En principio es conveniente que aparezca esta condición en tu contrato de trabajo. De hecho está tan generalizado que aparece en todos los contrato tipo del SEPE.

 

Para el caso que tu contrato sea anterior y comiences a trabajar desde casa, para acreditar el lugar de trabajo es suficiente cualquier prueba que lo confirme: correos, Whatsapps, pantallazos, cartas, etc. Y si esto no fuera suficiente: los gastos de luz y teléfono, aire acondicionado o calefacción.

 

¿Y si trabajas parte del tiempo en la oficina y otra parte en tu casa? En ese caso lo normal tu centro de trabajo será aquel lugar donde pases más tiempo prestando tus servicios.

 

 

Ahora que sabes esto, revísalo en tu contrato.