FINALIZACIÓN DE CONTRATO


Formas de finalización de un contrato


La extinción del contrato significa la finalización de la relación laboral entre empresa y trabajador. Las causas por las que se puede extinguir un contrato están reguladas en el art. 49 del Estatuto de los Trabajadores:

  • Mutuo acuerdo entre las partes.
  • Causas consignadas válidamente en el contrato.
  • Dimisión, muerte, jubilación, gran invalidez o incapacidad permanente, total o absoluta del trabajador.
  • Muerte, jubilación, incapacidad o extinción de la personalidad jurídica del contratante.
  • Fuerza mayor.
  • Despido colectivo fundado en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.
  • Voluntad del trabajador fundada en un incumplimiento contractual del empresario.
  • Despido disciplinario.
  • Causas objetivas legalmente procedentes.
  • Por decisión de la trabajadora que se vea obligada a abandonar definitivamente su puesto de trabajo como consecuencia de ser víctima de violencia de género.
  • Expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato. 
  • En el caso del contrato de interinidad, por alguna de las siguientes causas:
    1. La reincorporación del trabajador sustituido.
    2. El vencimiento del plazo legal o convencionalmente establecido para la reincorporación.
    3. La extinción de la causa que dio lugar a la reserva del puesto de trabajo.
    4. El transcurso del plazo de tres meses en los procesos de selección o promoción para la provisión definitiva de puestos de trabajo o del plazo que resulte de aplicación en los procesos de selección en las Administraciones Públicas.

Por voluntad del trabajador


Serán causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato:

a) Las modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo llevadas a cabo sin respetar lo previsto en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores  y que redunden en menoscabo de la dignidad del trabajador.

b) La falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado.

c) Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, salvo los supuestos de fuerza mayor, así como la negativa del mismo a reintegrar al trabajador en sus anteriores condiciones de trabajo en los supuestos previstos en los artículos 40 y 41 del Estatuto de los Trabajadores, cuando una sentencia judicial haya declarado los mismos injustificados.

 

En tales casos, el trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente.