La Inspección de Trabajo: una herramienta muy valiosa

La inspección de trabajo es una herramienta muy valiosa para el trabajador. ¿Como puedo sacarle partido?

Lo primero: para que la inspección de trabajo actúe, tienes que poner una denuncia. Existe la opción de las denuncias anónimas, pero éstas solo van a servir de ayuda a la inspección contra el fraude laboral. Las denuncias anónimas no se tramitan.

Hoy vamos a ver las denuncias individuales:

En la web del Ministerio de Trabajo hay un apartado donde explica cómo y donde poner las denuncias. Hay información muy completa donde explica cómo poner la denuncia ante la inspección de trabajo. Aquí te dejo el enlace:

http://www.mitramiss.gob.es/itss/web/Utilidades/FAQs/IYP/iyp.html

Lo primero que hay que hacer es rellenar tus datos y decir si estás trabajando o no.

Para que la denuncia tenga mayor efecto es conveniente que la presentes cuando estás trabajando, porque así cuando el inspector o la inspectora vayan a la empresa podrás dar tu versión de lo ocurrido y evitar que la empresa pueda decir algo que no sea cierto.

Además, si quieres denunciar algún tipo de acoso o actuación irregular de la empresa, para que luego pueda reclamarse, tienes que hacerlo cuando aún estás trabajando. Como en el caso de los despidos nulos y de los acosos. Es muy difícil demostrar una nulidad del despido si antes no has reclamado tus derechos a la inspección de trabajo.

También es muy importante que rellenes el apartado donde dice si has iniciado un procedimiento judicial. Si has iniciado un procedimiento judicial, lo más normal es que la inspección no actúe. Ese es otro motivo más para que la denuncia la realices antes.

A continuación, deberás explicar el problema que tienes en ese mismo formulario donde has puesto todos tus datos (también debes poner si la denuncia la haces en tu nombre o en el de varios compañeros).

Debes indicar todos los datos posibles de lo ocurrido y aportar toda la documentación que tengas. También debes aportar fotocopia del documento nacional de identidad, pues las denuncias que son anónimas no se tramitan.

Como ejemplo puedes denunciar que no te pagan lo que establece el convenio, que te hacen realizar tareas diferentes de las que establece tu contrato, que tienes categoría de técnico y te hacen realizar funciones de recepcionista o incluso mandarte hacer recados para el jefe.

Otro ejemplo muy importante es cuando te han estado pagando por debajo del convenio y no hay cláusula de descuelgue, ha pasado cerca de un año y te despiden. Es mucho mejor presentar denuncia a la inspección al segundo o tercer mes que reclamarlo cuando te despiden, porque es muy frecuente que los jueces digan que, si has aguantado un año, no parece lógico reclamarlo ahora.

También puedes denunciar el impago de horas extras, así como que te hagan conducir maquinaria para la que no tienes carnet o no estás habilitado.

Y, sobre todo, aquellas vulneraciones de tus derechos fundamentales: como cuando la empresa te obliga a darte de alta si estas enfermo, o no te adapta el puesto de trabajo. Pues si una vez dado de alta no cumples tus funciones precisamente porque sigues enfermo, si antes has denunciado a la inspección estos hechos, puedes demostrar la nulidad del despido por vulneración de los derechos fundamentales.

 

La inspección también puede realizar comprobación de los acuerdos de despido, y si en ellos se establece una base reguladora del despido superior a las cotizaciones que había venido haciendo la empresa, puede levantar acta y modificar tus cotizaciones, que seguramente te vendrán muy bien para el paro, que lógicamente será mas alto.